Ir al contenido principal

Nos cuenta la neurociencia: ¡La adolescencia es una etapa increíble!

¿Por qué los adolescentes asumen riesgos? ¿Por qué prefieren a los amigos que a la familia? Para muchos la etapa adolescente resulta un problema. Se molestan cuando les decimos en qué deberían interesarse o cuestionamos sus creencias o sus amistades. Pero sabemos que los adolescentes son capaces de identificar sus faltas, son muy críticos de lo que consideran una injusticia y valoran más las recompensas que las consecuencias.

Un primer aspecto para entender al adolescente es conocer lo que la ciencia nos aporta al desarrollo del cerebro.  Hoy sabemos que el cerebro no está totalmente desarrollado al nacimiento y tarda en madurar mucho más de lo que creímos. Entre los 12 y 25 años nuestro cerebro sufre una reorganización, donde las regiones de poco uso se debilitan y las de mayor uso se fortalecen; termina un proceso conocido como la mielinización, que permite que un impulso nervioso viaje a una velocidad 100 veces mayor; y se incrementan las conexiones entre neuronas. También se produce el engrosamiento del cuerpo calloso, estructura que conecta ambos hemisferios favoreciendo y acelerando el intercambio de información.  El hipocampo crece, con lo cual mejora la memoria. Se fortalecen las conexiones con el área frontal encargada de establecer metas, juicios de valor y comparar planes. Se aceleran los procesos que permiten evaluar mejor las variables, los planes y los riesgos. Todo este proceso descrito es lo que conocemos como maduración, que al alcanzarlo nos permite equilibrar mejor nuestros impulsos, deseos, metas e intereses personales con las reglas y la ética.

Para entender al adolescente, no debemos fijarnos en las conductas concretas y a veces alarmantes, sino en los rasgos que subyacen a dichos actos.  Ellos enfrentan riesgos todos los días y cuyas consecuencias muchas veces son menores de las esperadas. Hay riesgos que nos angustian como son el alcohol, las drogas y los accidentes, pero debemos saber que los adolescentes y los adultos resolvemos los problemas razonando de la misma manera. Piensan igual que los adultos en términos de reconocer los riesgos, pero responden de manera diferente a la recompensa, es decir, los adolescentes entienden los riesgos, pero acarrean  estas conductas porque tienden a darle más peso a la emoción que le genera. Donde, además, el  grupo de edad,  hace que un adolescente tome el doble de riesgo, que si lo hiciera solo.


Pero, ¿Cómo debemos entender esta actitud de riesgo? Según los especialistas esta actitud de riesgo es una característica que le da al cerebro adolescente la mayor capacidad de adaptación a los cambios del entorno, permitiendo hacer las cosas que como adulto no se harían o alcanzar metas que en otro momento de la vida las consideramos inalcanzables. Esto se debe a que su cerebro está más sensible a un neurotransmisor llamado dopamina que es responsable de recompensarlo, además este mismo neurotransmisor lo prepara para la actividad del aprendizaje y favorece el aprendizaje de patrones y la toma de decisiones.


Por otro lado, para un adolescente el grupo social se vuelve más importante que la familia,  ya que para él el mundo familiar está moldeado por sus padres de una realidad que no ha vivido, mientras que considera que el mundo de sus pares, es el que le tocará vivir y convivir. Por esta razón en esta etapa la integración o la pertenencia a un grupo es un factor importante para su desarrollo personal.


Por lo tanto, el cerebro adolescente derrocha entusiasmo, busca la novedad, está ávido de aprendizajes, dispuesto a correr riesgos y busca la pertenencia. Está claro que la etapa adolescente es un momento de alta sensibilidad personal y social que nos ofrece una oportunidad única de lograr hombres y mujeres para los demás y dispuestos a conquistar sus metas personales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula   César Ruiz de Somocurcio Los aportes que la neurociencia viene dándole a la educación dan una mirada diferente y complementaria a las estrategias que el educador desarrolla para lograr el aprendizaje, es decir este nuevo conocimiento le permite entender cómo funciona el cerebro cuando aprende y le ofrece la oportunidad de innovar y transformar la enseñanza. Por ello, uno de los objetivos en el campo de la Neuroeducación es que el educador comprenda cómo el cerebro aprende para luego lograr una propuesta pedagógica más efectiva y significativa. Por esa razón, se hace imprescindible que el docente conozca y entienda también los mecanismos que subyacen al aprendizaje con el fin de planificar estrategias más apropiadas. El concepto de aprendizaje propuesto por   Campos (2014) “ es un proceso cíclico continuo, que está relacionado con los cambios que ocurren en un individuo a escala neuronal,

¿Cómo funciona nuestro cerebro durante la lectura y la escritura?

El aprendizaje del lenguaje depende de la relación entre los patrones de pronunciación, es decir la relación entre la palabra y su sonido. En la medida en que la palabra escrita tenga diferentes significados según su pronunciación o escritura requerirá un trabajo diferente de parte del cerebro. Por ejemplo la palabra genialidad suena como jenialidad, o gerente suena como jerente o las palabras homófonas (ablando y hablando, baya, valla y vaya) o palabras homógrafas (llama y llama, coma y coma, cobra y cobra, lava y lava, alto y alto). En el cerebro existe lo que se llama el sistema de lectura, este se encuentra localizado en el hemisferio izquierdo y presenta tres partes: una en el lóbulo frontal, otra en la corteza parieto-temporal y otra en el lóbulo temporal. Como sabemos el sistema de lectura se regula dependiendo de la demanda del sistema de escritura, es decir, qué tanto difiere en una lengua la gramática y los sonidos. Esto se ve por ejemplo en el francés y el inglés cuya gramát

¿Cuándo un niño habla como un adulto? ¿Qué es el efecto adopción?

Investigadores de la universidad de Harvard, trabajando con niños inmigrantes de 2 a 5 años que recién aprendían inglés comparados con niños americanos, observaron que en ambos grupos comenzaron hablar cuando ambos alcanzaron el mismo tamaño de vocabulario. Por lo tanto, no depende de la madurez, sino del número de palabras que conoce. La madurez no contribuyó con la adopción del nuevo lenguaje sino en el tiempo que les tomó hacerse del vocabulario necesario. Lo que sugiere que el aprendizaje del lenguaje se da paso a paso y este va del estadio de la primera palabra, que da pie para la segunda y así sucesivamente. El que un niño logre hablar como adulto es un proceso gradual. Por otro lado, los investigadores también sostienen que para que el aprendizaje de un segundo idioma sea tan fluido como el de un nativo existe un periodo crítico durante el desarrollo. Por lo que los adultos inmigrantes que aprenden una segunda lengua rara vez alcanzarán la performance del de un nativo (Scientifc