Ir al contenido principal

La actividad física es importante para el aprendizaje

¿Realmente los ejercicios físicos ayudan al aprendizaje? Las investigaciones han demostrado que el ejercicio interviene en varios factores vinculados a la fisiología del cerebro y que están relacionados directamente con el aprendizaje, como: aporta una buena plasticidad neuronal y estimula la neurogénesis (nacimiento y desarrollo de células nerviosas) al favorecer la presencia de factores neurotróficos; contribuye con la formación y el aumento de nuevas sinapsis al incrementar la potenciación de largo plazo (LTP); y mejora la performance de las células gliales (células que apoyan la transmisión sináptica aportando la mielina).

Es interesante anotar que, la neurogénesis que surge como resultado del ejercicio no se distribuye equitativamente en todo el cerebro sino que se da en zonas específicas, una de ellas vinculada al hipocampo. Investigaciones realizadas en ratones que han sido ejercitados muestran un crecimiento de células nerviosas nuevas de 2,5 veces más que en ratones sedentarios, siendo una de las zonas más favorecidas en el número de neuronas la sub-zona del hipocampo llamada circunvolución dentada. El hipocampo, como se sabe, está involucrado con la formación de la memoria, incluyendo el conocimiento espacial-localización de objetos en el ambiente, el recuerdo consciente de los hechos, episodios y eventos únicos. Los estudios, además del incremento celular, han mostrado un aumento de la potenciación a largo plazo (LTP), mecanismo que está vinculado con la formación de nuevas conexiones entre dos neuronas en un proceso de formación de sinapsis o sinaptogénesis.

La actividad física muestra que estimula la activación de los mecanismos que inducen la expresión génica de los factores neurotróficos, los cuales como mencionamos son necesarios para que se dé la plasticidad neuronal que favorece el aprendizaje.

Por lo tanto, toda la información aporta evidencias que la actividad física mejora el funcionamiento del cerebro relacionado con el aprendizaje y la memoria. Las evidencias de los beneficios de los ejercicios en el cerebro se han ido incrementando con los estudios en animales, epidemiología humana y pruebas clínicas. Confirmando observaciones hechas sobre la cognición ejecutiva en tareas como el planeamiento, razonamiento, respuesta a situaciones nuevas y reducción del impacto al estrés. También, existen evidencias que los ejercicios protegen contra desórdenes neurológicos como el Alzheimer, Parkinson, infarto cerebral y daños a la médula

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula   César Ruiz de Somocurcio Los aportes que la neurociencia viene dándole a la educación dan una mirada diferente y complementaria a las estrategias que el educador desarrolla para lograr el aprendizaje, es decir este nuevo conocimiento le permite entender cómo funciona el cerebro cuando aprende y le ofrece la oportunidad de innovar y transformar la enseñanza. Por ello, uno de los objetivos en el campo de la Neuroeducación es que el educador comprenda cómo el cerebro aprende para luego lograr una propuesta pedagógica más efectiva y significativa. Por esa razón, se hace imprescindible que el docente conozca y entienda también los mecanismos que subyacen al aprendizaje con el fin de planificar estrategias más apropiadas. El concepto de aprendizaje propuesto por   Campos (2014) “ es un proceso cíclico continuo, que está relacionado con los cambios que ocurren en un individuo a escala neuronal,

¿Cómo funciona nuestro cerebro durante la lectura y la escritura?

El aprendizaje del lenguaje depende de la relación entre los patrones de pronunciación, es decir la relación entre la palabra y su sonido. En la medida en que la palabra escrita tenga diferentes significados según su pronunciación o escritura requerirá un trabajo diferente de parte del cerebro. Por ejemplo la palabra genialidad suena como jenialidad, o gerente suena como jerente o las palabras homófonas (ablando y hablando, baya, valla y vaya) o palabras homógrafas (llama y llama, coma y coma, cobra y cobra, lava y lava, alto y alto). En el cerebro existe lo que se llama el sistema de lectura, este se encuentra localizado en el hemisferio izquierdo y presenta tres partes: una en el lóbulo frontal, otra en la corteza parieto-temporal y otra en el lóbulo temporal. Como sabemos el sistema de lectura se regula dependiendo de la demanda del sistema de escritura, es decir, qué tanto difiere en una lengua la gramática y los sonidos. Esto se ve por ejemplo en el francés y el inglés cuya gramát

¿Cuándo un niño habla como un adulto? ¿Qué es el efecto adopción?

Investigadores de la universidad de Harvard, trabajando con niños inmigrantes de 2 a 5 años que recién aprendían inglés comparados con niños americanos, observaron que en ambos grupos comenzaron hablar cuando ambos alcanzaron el mismo tamaño de vocabulario. Por lo tanto, no depende de la madurez, sino del número de palabras que conoce. La madurez no contribuyó con la adopción del nuevo lenguaje sino en el tiempo que les tomó hacerse del vocabulario necesario. Lo que sugiere que el aprendizaje del lenguaje se da paso a paso y este va del estadio de la primera palabra, que da pie para la segunda y así sucesivamente. El que un niño logre hablar como adulto es un proceso gradual. Por otro lado, los investigadores también sostienen que para que el aprendizaje de un segundo idioma sea tan fluido como el de un nativo existe un periodo crítico durante el desarrollo. Por lo que los adultos inmigrantes que aprenden una segunda lengua rara vez alcanzarán la performance del de un nativo (Scientifc