Ir al contenido principal

Las funciones ejecutivas y su papel crucial en el aprendizaje de la lectura fonológica

 

Las funciones ejecutivas y su papel crucial en el aprendizaje de la lectura fonológica


La lectura fonológica es el proceso de asociar los sonidos del lenguaje hablado con las letras o grupos de letras correspondientes, aquí la memoria de trabajo desempeña un papel fundamental en su aprendizaje, ya que, durante el proceso de lectura fonética, el estudiante debe retener y manipular activamente los sonidos del lenguaje hablado en su memoria de trabajo para luego relacionarlos con las letras correspondientes. La capacidad de mantener en mente los sonidos y las secuencias fonéticas es esencial para el reconocimiento y la decodificación de las palabras. Así como la necesidad de mantener la atención sostenida que permite al estudiante mantener el enfoque en los sonidos del lenguaje hablado y en las correspondencias fonéticas mientras los relaciona con las letras. Esta capacidad de la memoria de trabajo de dirigir y mantener la atención en los detalles fonológicos es esencial para adquirir una conciencia fonética precisa y aplicarla en la lectura (Dehaene, 2022).


Por su parte, la flexibilidad cognitiva permite al estudiante adaptarse a las diferentes reglas y patrones fonéticos del lenguaje. Facilita la capacidad de cambiar entre los diferentes sonidos del habla y las correspondencias grafema-fonema según las demandas del texto. La flexibilidad da la habilidad para ajustar la pronunciación de las palabras en función del contexto y aplicar reglas fonéticas específicas, así como la capacidad de reflexionar sobre los propios errores y ajustar las estrategias de aprendizaje, ambas son esenciales para el desarrollo de la lectura fonológica. Practicar leer en voz alta, enfatiza los sonidos específicos dentro de las palabras. Esto ayudará a desarrollar una mayor conciencia de los sonidos individuales y practicar la flexibilidad cognitiva al cambiar entre diferentes sonidos y pronunciaciones.


El control inhibitorio es esencial para superar las interferencias y distracciones durante el aprendizaje de la lectura fonológica. Los estudiantes deben aprender a inhibir las respuestas automáticas y a evitar pronunciar las palabras basándose únicamente en su forma visual. El control inhibitorio permite al estudiante frenar las respuestas incorrectas o poco precisas y aplicar las reglas fonéticas y los conocimientos adquiridos de manera consciente y controlada. Practicar la lectura en voz alta es una forma efectiva de practicar la lectura fonológica. Además, al hacerlo, debes enfocarte en la pronunciación correcta de cada sonido y palabra, con lo cual puede suprimir errores y mantener el ritmo adecuado de lectura. La práctica regular y sistemática en la cual se dedica tiempo todos los días para trabajar en actividades, ayuda al control inhibitorio además de mejorar las habilidades fonológicas. Rutinas de práctica mejora la atención, favoreciendo que la consistencia y la repetición ayuden a consolidar y fortalecer estas habilidades fonológicas con el tiempo (Hulme, 2019; Hoeft, 2019)



Un componente importante para una buena comprensión lectora es tener un buen vocabulario

Insistir en que todas las áreas en la escuela aseguren un manejo adecuado de su vocabulario, garantizará una mejor comprensión lectora. En este sentido, uno de los aspectos más saltantes que aporta la neurociencia a la lectura es la capacidad del cerebro de reciclar una región de la corteza visual para objetos y rostros y convertirla en una “Caja de palabras”, especializada en el desciframiento de las palabras escritas. En las personas analfabetas esta región no da ninguna respuesta a las letras, sino que responde a rostros y objetos (Dehaene, 2022)





Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula

Los mecanismos que subyacen el aprendizaje y la planificación curricular de aula   César Ruiz de Somocurcio Los aportes que la neurociencia viene dándole a la educación dan una mirada diferente y complementaria a las estrategias que el educador desarrolla para lograr el aprendizaje, es decir este nuevo conocimiento le permite entender cómo funciona el cerebro cuando aprende y le ofrece la oportunidad de innovar y transformar la enseñanza. Por ello, uno de los objetivos en el campo de la Neuroeducación es que el educador comprenda cómo el cerebro aprende para luego lograr una propuesta pedagógica más efectiva y significativa. Por esa razón, se hace imprescindible que el docente conozca y entienda también los mecanismos que subyacen al aprendizaje con el fin de planificar estrategias más apropiadas. El concepto de aprendizaje propuesto por   Campos (2014) “ es un proceso cíclico continuo, que está relacionado con los cambios que ocurren en un individuo a escala neuronal,

¿Cómo funciona nuestro cerebro durante la lectura y la escritura?

El aprendizaje del lenguaje depende de la relación entre los patrones de pronunciación, es decir la relación entre la palabra y su sonido. En la medida en que la palabra escrita tenga diferentes significados según su pronunciación o escritura requerirá un trabajo diferente de parte del cerebro. Por ejemplo la palabra genialidad suena como jenialidad, o gerente suena como jerente o las palabras homófonas (ablando y hablando, baya, valla y vaya) o palabras homógrafas (llama y llama, coma y coma, cobra y cobra, lava y lava, alto y alto). En el cerebro existe lo que se llama el sistema de lectura, este se encuentra localizado en el hemisferio izquierdo y presenta tres partes: una en el lóbulo frontal, otra en la corteza parieto-temporal y otra en el lóbulo temporal. Como sabemos el sistema de lectura se regula dependiendo de la demanda del sistema de escritura, es decir, qué tanto difiere en una lengua la gramática y los sonidos. Esto se ve por ejemplo en el francés y el inglés cuya gramát

¿Cuándo un niño habla como un adulto? ¿Qué es el efecto adopción?

Investigadores de la universidad de Harvard, trabajando con niños inmigrantes de 2 a 5 años que recién aprendían inglés comparados con niños americanos, observaron que en ambos grupos comenzaron hablar cuando ambos alcanzaron el mismo tamaño de vocabulario. Por lo tanto, no depende de la madurez, sino del número de palabras que conoce. La madurez no contribuyó con la adopción del nuevo lenguaje sino en el tiempo que les tomó hacerse del vocabulario necesario. Lo que sugiere que el aprendizaje del lenguaje se da paso a paso y este va del estadio de la primera palabra, que da pie para la segunda y así sucesivamente. El que un niño logre hablar como adulto es un proceso gradual. Por otro lado, los investigadores también sostienen que para que el aprendizaje de un segundo idioma sea tan fluido como el de un nativo existe un periodo crítico durante el desarrollo. Por lo que los adultos inmigrantes que aprenden una segunda lengua rara vez alcanzarán la performance del de un nativo (Scientifc